Cofrades ilustres: el Padre Salado

El pasado 31 de julio se cumplían 25 años de la concesión por parte del Excmo. Ayuntamiento del Título de Hijo Predilecto de la Ciudad al sacerdote Fernando Salado, persona de gran relevancia religiosa, social y cultural en la Chiclana de las primeras décadas del siglo XX.

Fernando Salado Olmedo, nacido el 26 de diciembre de 1875, daría por primera vez misa en la Iglesia Mayor de San Juan Bautista el domingo 5 de enero de 1902; cuentan que con tal motivo se iluminó por primera vez eléctricamente el templo y el arco del Reloj, celebrándose además una gran fiesta en la que se repartieron limosnas de pan entre los más pobres. 

Al comenzar su vida como sacerdote fue destinado al Real Sitio de la Granja de San Ildefonso, en Segovia, marchando en 1906 a la Argentina, donde desarrolló su vida pastoral en la diócesis de Buenos Aires.

Ya estando en Chiclana, en el año 1914 comenzó a desarrollar una importante labor pastoral y social, promoviendo algunas de las iniciativas más destacadas de índole cultural en aquellos años, como fueron los actos celebrados con motivo del primer centenario de la apertura de la Iglesia Mayor de San Juan Bautista. El día nuestro Santo Patrón de aquel año se homenajeó al magistral Antonio Cabrera descubriéndose el monumento al ilustre sacerdote chiclanero que ofició la primera misa en la Iglesia Mayor el 24 de junio de 1814. Un monumento realizado por D. Aragonés en el que se homenajea también al viticultor, ubicándose junto a la iglesia de San Sebastián, muy cerca de donde nació el magistral en 1762. En aquel acto además se cantó por primera vez el Himno a Chiclana de la Frontera, con letra de Joaquín Navarro y música de José Gálvez; y que fue encargado por el Padre Salado. También aquel día de San Juan se homenajeó a la Batalla de Chiclana con la colocación de una placa en la calle de la Vega, paseo que desde entonces también se denomina “5 de marzo de 1811”. Otro hecho que repercutió en la sociedad chiclanera de la época fue la creación por el Padre Salado del sindicato de obreros viticultores, fundado ese mismo año, y que más tarde pasaría a ser la Bodega Cooperativa de San Juan Bautista.

En 1916, año en el que el Papa Benedicto XV ratifica los patronazgos de la Virgen de los Remedios y de San Juan Bautista sobre la ciudad (bula que solicitó conjuntamente con el Padre Caro y autoridades civiles) es creada la primera escuela para niños en la Banda, que en 1918 pasó a ser la primera Escuela Nacional.

Aunque si para una hermandad ha tenido especial importancia el Padre Salado, ha sido para la de la Vera Cruz. Así, en el año 1919, viendo el mal estado en el que se encontraba la iglesia del Santo Cristo, se acordaba en una reunión del Sindicato de Obreros Viticultores formar una comisión para la total reparación de la capilla. Unas obras que, aunque fueron lentas, no impidió el desarrollo de los cultos y procesiones de la hermandad, cuyos titulares permanecían allí, al igual que la Virgen de Guía, que entonces procesionaba a mediados de septiembre. La Virgen de Guía – la única de esta advocación en la diócesis –, fue titular de la asociación cristiana fundada por el sacerdote para la atención a los soldados chiclaneros combatientes en la guerra de Marruecos, y en la que se inscribieron 52 madres. La asociación fue denominada con el título patriótico-religioso de “La Madre del Soldado y la Virgen de Guía”.

También desarrolló una destacada labor de caridad en el entorno del Santo Cristo, donde aún en los años veinte existían chozas y había una gran necesidad, que el Padre Salado socorrió gracias a medidas de sanidad, alimentación y también diversión, pues en esta zona se celebraría por primera vez la fiesta de la Cruz de Mayo con fines benéficos para los vecinos del barrio.

Por Alberto Morales

Fuentes: 
Francisco Montiel y Tomás Gutier: “Las memorias del Abuelo Chano. Cien años de la vida de Chiclana” (2003).

Un comentario en “Cofrades ilustres: el Padre Salado

  • el 5 agosto 2021 a las 16 h 43 min
    Permalink

    La foto última que han puesto en el artículo no es del padre Salado, sino del misionero Pedro Manuel Salado

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: