Las Cruces de Mayo

La fiesta de las Cruces de Mayo es una de las costumbres mas populares de Andalucía. Su celebración parte de la Fiesta de la Invención de la Cruz (del latín ‘invenio’: descubrir), al conmemorarse el día 3 de mayo el descubrimiento de la Santa Vera Cruz por Santa Elena, la madre del emperador Constantino I ‘el Grande’. Este emperador marcó un punto de inflexión en la historia del cristianismo, pues fue el primero que toleró el cristianismo mediante el Edicto de Milán en el año 313, poniendo fin a las persecuciones. Su madre, Helena de Constantinopla (también llamada Santa Elena de la Cruz), fue muy conocida por su piedad y actos cristianos, como también la búsqueda, entre otras, de las reliquias de la Santa Cruz y de los Reyes Magos, cuyos restos se encuentran en la catedral de Colonia. Por esta razón, Santa Helena es considerada patrona de la arqueología.

En cuanto a las celebraciones de las Cruces de Mayo, algunos autores vinculan el origen de esta fiesta en ritos precristianos relacionados con la primavera, aunque el sentido cristiano de la fiesta tenga que ver con el hallazgo de la Verdadera Cruz en el año 326, dichos rituales quedarían fusionados creándose lo que popularmente se conocerá como la fiesta de las Cruces, y cuya denominación oficial es “Invención de la Santa Cruz”. De esta forma, por el carácter vegetal de la primavera, se denominó ‘Cruz Verde’ distinto a lo que la Iglesia situó el 14 de septiembre con la celebración de la Exaltación de la Santa Cruz, que conmemora el día el de la consagración de la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén en el año 335, una vez descubierta la Vera Cruz por Helena de Constantinopla.

En cuanto a las celebraciones de las Cruces de Mayo en Andalucía, donde tienen gran arraigo desde hace siglos, las primeras referencias de estas fiestas datan del siglo XVII en Granada.

En Chiclana, aunque se celebran con cierta popularidad desde tiempos recientes, sobre todo con fines benéficos por parte de las cofradías y en diferentes días de mayo, fue en el siglo pasado, justamente en los años 20, cuando hay referencias de la celebración con gran éxito de esta fiesta en el barrio del Santo Cristo – también con fines benéficos-, gracias a la labor humanitaria del Padre Fernando Salado, capellán del Santo Cristo y artífice de los arreglos por aquellos años de la capilla de la Vera Cruz.

La hermandad de la Borriquita en el año 2003, tras incluir en sus estatutos al Santo Crucifijo de la Salud, comenzó a celebrar esta fiesta procesionando en mayo con la Cruz vacía, que representa la resurrección. Aquel año también salió por primera vez la Cruz de Mayo del Mayorazgo, considerada por muchos como cantera de cofrades y costaleros. Y en los últimos años, el colegio del Niño Jesús lleva a cabo una salida procesional de la Cruz de Mayo portada por niños y niñas costaleros.

Una tradición que por su arraigo cultural en nuestra Andalucía no debemos dejar atrás, que además de la gran aportación al mundo cofrade en distintos ámbitos como la costalería y la caridad, con la cruz vacía o de flores se está celebrando la resurrección y la vida.

Imágenes: Cruz de Mayo del Grupo Joven de la cofradía de Medinaceli / Cruz de Mayo procesional de la Borriquita

Por Alberto Morales

Fuentes:

  • Paco Montiel y Tomás Gutier: “Las Memorias del Abuelo Chano. Cien años de la vida de Chiclana”. Fundación Viprén (2003).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *