Un día como hoy se erigía la Cofradía de Borriquita

Sus comienzos se remontan a 1979 cuando la institución lasaliana aprobó la propuesta de un grupo de antiguos alumnos de La Salle – San José de crear una cofradía, iniciándose los primeros trámites con el obispado, que concedió el permiso para organizar la Junta pro-cultos el 16 de enero de 1980. Esta junta comenzó a recaudar fondos para crear el grupo escultórico de la Triunfal Entrada de Cristo en Jerusalén, así como la Virgen de la Estrella, encargados al escultor Francisco Buiza. Una vez realizadas las imágenes titulares, Juan Soto Sánchez se encargó de custodiarlas en su propia casa hasta ser bendecidas el 21 de marzo de 1981. Aquel año sale por primera vez desde la Iglesia Mayor el paso de misterio que comenzaba a realizar en madera de caoba Manuel Guzmán Bejarano.

En 1983 la cofradía y la dirección del colegio comienzan a proyectar la nueva capilla, que finalmente fue bendecida el 14 de enero de 1995 (aunque los pasos ya salían de la misma desde años antes, ésta tenía función de casa de hermandad; la cofradía recogía sus pasos en ella por primera vez el Domingo de Ramos de 1986).

A comienzos del presente siglo la cofradía emprendía otro de los grandes proyectos de su aún corta pero intensa historia: el Santo Crucifijo de la Salud, a raíz del conocimiento de un antiguo crucifijo que presidía la capilla colegial de La Salle. De esta forma, una vez modificados sus estatutos, el Santo Crucifijo de la Salud pasa a ser titular de la cofradía, encargándose al escultor José María Leal Bernáldez la actual talla procesional, bendecida el 10 de marzo de 2012 y haciendo su primera estación de penitencia en la madrugada del Viernes Santo del mismo año.

(Fotografías de Rafael Reina y archivo de la cofradía: Cristo Rey; acto de bendición en 1981 y primera salida del paso de misterio).

Por Alberto Morales

Un comentario en “Un día como hoy se erigía la Cofradía de Borriquita

  • el 16 enero 2021 a las 20 h 26 min
    Permalink

    Que algunos lean este artículo para recordar lo que hicieron Don Juan Soto y su señora esposa Doña Carmen de la Espada en los inicios de la Hermandad y durante ella, que recuerden como les trato la gente de la Hermandad al final.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *